sábado, marzo 2, 2024
InicioArea DeportivaLina Quesada parte el sábado hacia Pakistán para su nuevo gran reto: el K2

Lina Quesada parte el sábado hacia Pakistán para su nuevo gran reto: el K2

-

Miércoles, 8 de junio de 2022

“Antes de partir de expedición son miles las dudas que te asaltan, nunca sabes si has entrenado suficiente, si la meteo te ayudará, si la montaña será benévola contigo”. Así comienza Lina Quesada (Club de Montaña Sierra Sur de Morón) su reflexión horas antes de iniciar su viaje a Pakistán, donde intentará lograr hacer realidad su próximo gran reto: la cima del K2.

“Hacer el equipaje supone un acto de abstracción cuando estás a 45ºC en Sevilla, tienes que esforzarte en recordar el frío que has pasado otras veces, para no quedarte corta a la hora de meter los mejores calcetines para cumbre y varios pares de guantes buenos, ya que si pierdes uno, estás perdida”, subraya la alpinista sevillana que asegura que lo que peor lleva es “el botiquín, porque nunca pienso que vaya a necesitar nada, y ha habido tantas veces que he tenido que recurrir a los antibióticos, ya que un flemón en una muela te puede fastidiar la expedición, unas diarreas, una herida mal curada, al final, hay que llevar de casi todo”.

Lina insiste en que sólo piensa en la ruta, “la visualizo casi cada día, la ‘Chimenea House’ situada a más de 6.000 metros. Es uno de los lugares donde hay que hacer uso de la fuerza, la destreza y la sangre fría, una encajonada chimenea helada, llena de restos de cuerdas viejas donde se te enganchan los crampones y no cabes tú con tu mochila… para finalmente, sin aliento llegar al Campo 2 a 6.760 metros aproximadamente”.

Otra de las claves de la ruta será la ‘Pirámide Negra’ una vertical trepada a 7.000 metros, donde predominan bloques sueltos de roca y restos de cordinos viejos. “No agarrarse a ninguno, es la idea que debe estar presente en todo momento en tu cabeza, ya que todo está muy deteriorado por el frío y el hielo, tanto la roca como los cordinos. Y tras ese ejercicio de cardio en altitud, llegas al Campo 3 a 7.350 metros aproximadamente”, subraya la deportista andaluza.

“La subida al Campo 4 es cortita”, dice la ‘ochomilista’ de la FAM. Va desde 7.350 a 8.000 metros. “Pero no olvidemos que estamos ya en la zona de la muerte –puntualiza-. Allí veré cómo me adelanta todo el mundo, ya que la mayoría de la gente lleva oxígeno desde el Campo 3 y muchos desde el Campo 2 incluso”.

Una vez en el campo 4, a 8.000 metros, afirma que llega lo peor, refiriéndose al ‘El Cuello de Botella’, “un magnífico serac que forma un techo con toneladas de hielo suspendido sobre tu cabeza. Tienes que subir por una pendiente de unos 50º hasta ponerte bajo el serac a 8.200 metros, donde el avance es cada vez más lento, el aire más denso y la fuerza en tus piernas comienza a menguar. Allí es donde la mayoría de la gente, se para, se retira o se arrastra… La recompensa de la cumbre es lo único que te puede convencer para seguir, porque son tantas las razones que te harían darte la vuelta, el frío extremo en tus pies y manos, el cansancio, la falta de oxígeno que hace el aire irrespirable, el miedo a la caída de trozos de serac, … Pero, aun así, siempre encuentras en tu interior una pequeña razón para seguir”, asevera Lina Quesada.

Comienza su nueva aventura, su nuevo gran reto: el K2.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí